Mar Muerto (Israel): Un mar lleno de vida.

0

La zona del Mar Muerto en un lugar lleno de contrastes, donde su nombre no tiene nada que ver con la diversidad de vida que ofrece este paisaje. Con más de 320 días de sol al año, y con abundantes propiedades para la salud que ofrecen sus aguas, este lugar se ha convertido en uno de los más admirados y visitados del planeta.

El Mar muerto, esta situado entre el Sudoeste de Europa y Asía, con una profundidad máxima de 400 m, y con 80 Km de largo y unos 20 de ancho, baña las costas de Jordania, Israel y territorios Palestinos, siendo el lugar más bajo del planeta, con sus 417 metros bajo el nivel del mar, esta región se ha convertido en todo un edén para los turistas. Sus aguas son fuente de salud y bienestar, “todo un elixir de juventud”, tal como describió Cleopatra cuando descubrió las propiedades que escondía, siendo la única que durante años disfrutara de ellas, manteniendo en secreto sus propiedades y prohibiendo a cualquier que se bañara en ellas.

Su alto índice de salinidad, un 32%, a los tan solo 3% que tiene el Mar Mediterráneo, y siendo 10 veces más salado que cualquier Océano, hace de este Mar un lugar imposible para que habite cualquier ser vivo, y si a ello le añadimos que su atmósfera es la más oxigenada del mundo, lo convierten en un lugar único en todo el planeta. Su entorno árido, rodeado de desierto contrasta con la costa bañada por aguas cristalinas en las que en el fondo no existe la arena, sino una alfombra blanca, donde reposan las gruesas capas de sal. A consecuencia de la gran cantidad de minerales que tienen estas aguas, ejercen de improvisados flotadores, a los que los bañistas se mantienen a flote sin posibilidad de sumergirse con algo de dificultad, aunque no es recomendable querer descubrir las profundidades, ya que su elevada salinidad no es nada aconsejable para nuestras retinas, de las que pueden sufrir no más que un gran y molesto escozor, aliviados con el agua dulce saliente de las duchas a pie de playa. La sensación que deja las capas de sal que se cristalizan en nuestra piel, es comparable a una fina capa de aceite, de la que nos deja una sensación de suavidad y bienestar que nos puede durar un par de días. En toda la costa del Mar muerto, existen unas 42 compañías, de las que se aprovechan de los minerales para elaborar sus productos cosméticos. Algunas de ellas, proporcionan visitas a sus fábricas, donde después se puede acceder a sus establecimientos para adquirir sus artículos, y seguidamente a sus playas privadas, donde tumbona y barro en mano, hacen la delicia de los turistas.

Mar muerto

Son numerosos los hoteles y balnearios que se extienden por todo el litoral, todos ellos utilizan en sus tratamientos tanto las aguas del mar muerto, como componentes extraídos de él.

El Desierto de Judea y Masada

En la zona del Mar muerto podemos encontrar aparte de la tranquilidad y la riqueza de sus aguas, también la aventura de adentrarnos en el desierto de Judea, donde subidos en un jeep y con la adrenalina a tope, nos sumergimos en un paisaje casi lunar. Podemos hacer una parada a pies de la montaña llamada Sodoma, desde donde tenemos una sorprendente vista del Mar muerto y las desérticas montañas que la rodean, en este punto, y desde donde creemos tener una cierta altura, sorprende descubrir que nos situamos en la “cumbre” más baja del planeta, a 387 metros por debajo del nivel del mar.

Una de las visitas que no debemos de olvidar y es imprescindible realizar para poder entender los antepasados de esta tierra milenaria, es la meseta de Masada, cual nombre significa fortaleza. La historia habla del Rey Herodes que reinó en Masada entre los años 37-4 AC y que no fue hasta después de su muerte, en plena rebelión judía, que el ejército romano decidió asaltar la fortaleza, aunque parte de sus pobladores ante el temor de caer en manos del enemigo, opto por el suicidio tirándose al vacío.

El verdadero descubriendo de Masada es algo incierto, pero existe una historia en la que cuentan que en el s.IX ricos ingleses, navegaban por el Mar muerto desde Jericó a Sodoma, con la intención de descubrir el nacimiento del río Nilo, fue en una de estas expediciones cuando uno de estos aventureros avisto unas escaleras que ascendían por el monte hasta llegar a la fortaleza de Masada, pero no fue hasta unos años más tarde, hacia 1955 cuando se organizó una travesía desde el Mediterráneo hasta el Mar muerto, fue entonces cuando se descubrió la fortificación, y años más tarde entre 1963 y 1965 junto con 10.000 voluntarios y arqueólogos israelíesse realizaron las primeras excavaciones, que hasta día de hoy todavía se siguen realizando.

Actualmente, para llegar a lo alto de esta ciudadela, existen dos caminos, el más corto y rápido, en teleférico, o para los más intrépidos hay dos senderos que parten desde diferentes direcciones a pies de la montaña. Todo el parque nacional de Masada está adaptado para las personas que tienen algún tipo de discapacidad física. La altura de esta colosal fortificación es de unos 450 metros, con 600 metros de largo y 200 metros de ancho, y curiosamente tiene la misma forma que el territorio de Israel. Declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2001, se ha convertido de uno de los lugares de más interés para el turismo junto con el Mar muerto, testimonio de grandes batallas y símbolo de peregrinación.

                   Texto y Fotos: Alejandra Ribas

GUIA DEL VIAJERO

COMO LLEGAR

-Líneas aéreas El-Al  – www.elal.co.il

INFORMACION TURISTICA

– Oficina nacional Israelí de turismo C/Fuencarral, 101 5º 6º Tel. + 34 91 594 32 11 28004-Madrid –  www.turisrael.com

DONDE DORMIR

– Le Meridien David ***** Tel. + 972 6 659 1234 – Ein Bokek Beach – Mar Muerto, 89680 – Israel –  www.fattal.co.il

descuento5-iati

Compartir.

Deja un comentario

error: