Catania, bajo la mirada del Etna

0

Situada en la costa este de la isla de Sicilia se encuentra Catania. Destruida a lo largo de su historia por erupciones volcánicas y terremotos, esta ciudad se despierta cada día con la mirada puesta en el Etna, el volcán activo más grande de Europa.

El origen de Catania se remonta al año 730 a. C cuando los griegos fueron los primeros en instaurarse en este lugar, seguidos de normandos, bizantinos, árabes y españoles, todos ellos batallaron por dejar su huella en esta ciudad. La diversidad de todas estas civilizaciones establecidas durante diferentes épocas en el territorio, dejaron un importante legado cultural e histórico.  

Catania fue devastada sietes veces a causa de ciclones volcánicos y seísmos, los más catastróficos sucedieron en los años 1669 y 1693, lo que supuso casi la total destrucción de la ciudad.  Pero con el paso del tiempo, esta metrópoli ubicada cerca de la falda del volcán más activo del continente, ha sabido adaptarse a un entorno de una naturaleza en constante moviendo.

Siendo la segunda ciudad más importante en Sicilia después de Palermo, con una población alrededor de

Calle de Catania

los cuatrocientos mil habitantes, en el año 2002 la UNESCO declaró a Catania Patrimonio Histórico de la Humanidad. Desde entonces hasta la actualmente, algunos de sus monumentos se han ido restaurando para llevarlos a su antiguo esplendor.

Sus calles son un caótico ir y venir de tráfico, convirtiendo por momentos al peatón en un aventurero urbanita, en el que cruzar sus avenidas se convierte a veces en una particular proeza. En el centro histórico están ubicadas las mejores joyas arquitectónicas de la localidad.

Coger el transporte público por la ciudad, puede agudizan el sentido de la inquietud en los turistas, los autobuses que recorren el centro y sus alrededores, pueden sufrir más de lo normal ciertas anomalías horarias, por lo que más de una vez nos llevará a tener que cambiar de línea o coger un taxi. Aunque si el visitante se aloja cerca del centro y no tiene la necesidad de coger el transporte público, se puede visitar los lugares más significativos de la urbe caminando, sin necesidad de tener que desplazarse en vehículo.

Catania presume de numerosos palacios e iglesias, su población muy católica es devota de Santa Águeda, patrona de la isla de Sicilia. Precisamente la Iglesia de Santa Águeda alla Fornace de San Blas, dicen que es donde la Santa, tal como la conocen sus habitantes, tuvo que caminar entre las brasas. Precisamente desde la Badia di Sant’Agata, se puede acceder hasta su azotea y obtener una de las preciadas panorámicas de la ciudad y del monte Etna.

La Piazza del Doumo.

En el corazón de la ciudad, se ubica la Piazza del Doumo, además de ser un punto de partida de autobuses o trenes turísticos, encontramos la Fontana dell’Elefante (la fuente del elefante) tallado en piedra volcánica, dicen de ella que tiene el poder de apaciguar la ira del volcán Etna. En este mismo lugar se encuentra la catedral de Catania y su visita es gratuita, una vez dentro podemos observar la tumba de Vincento Benilli, famoso compositor nacido en la ciudad en 1810. Alrededor de la plaza, se puede observar todo un conjunto arquitectónico que fue reconstruido tras el terremoto más importante que sacudió a la parte más oriental de Sicilia, dejando casi por completo destruida la ciudad de Catania, con apenas algunos pocos edificios en pie, entre ellos todavía se conserva los restos del teatro del s.II, un anfiteatro del mismo siglo y el Odeón del s.III.

Catedral de Catania y Fontana dell’Elefante

Entre las personas celebres y conocidas que acudieron para la reconstrucción, aparece el nombre del arquitecto siciliano Giovannni Battista Vaccarini, que se ocupó de la remodelación de la Piazza Duomo, así como la catedral, todos los edificios de su alrededor, e incluso la famosa Fontana dell’Elefante, también conocida como Liotru, convertida en todo un símbolo para la ciudad. 

En un lado de la Piazza Duomo, se encuentra La Pescheria, una de las visitas más pintorescas. Todas las mañanas a excepción del domingo, se puede pasear por este antiguo y autentico mercado al aire libre, dedicado a la venta de pescado y marisco fresco, a los que se unen otros vendedores de frutas, e incluso algunos puestos donde degustar algún aperitivo, y del que se ha convertido en todo un emblema para los habitantes de Catania, al mismo tiempo que lugar imprescindible para visitar todo aquel turista que viene a la ciudad.

Desde la plaza Duomo podemos enfilar su vía principal, la Vía Etna. En esta calle se encuentran la mayor parte de comercios y restaurantes, aunque para hacer honor a su nombre y si tenemos suerte de un día despejado, solo tenemos que alzar nuestra mirada para contemplar en lo más alto, la silueta del majestuoso volcán Etna. 

El volcán Etna

Cuando el viajero llega a Sicilia, la primera vista que sobresale, es el monte Etna, domina la ciudad de Catania, pero también gran parte del horizonte en la zona oriental de la isla.

Panorámica de Catania y el Etna

Este volcán en constante movimiento es el más grande del continente europeo y también uno de los más activos del mundo. Cada día turistas de todo el planeta llegan hasta la falda de esta montaña, para aventurarse a pasear por un entorno desértico y fragmentado de lava solidificada, resultado de las múltiples erupciones que se han ido sucediendo, y que en cada una de ellas se ha ido formando singulares formaciones en el terreno, dibujando un nuevo paisaje.

El Etna tiene alrededor de trescientos cráteres, de los cuales cuatro de ellos están activos, su altitud ronda los 3350m, aunque su altura puede variar a consecuencia de las erupciones.

Vista de uno de los cráteres del Etna

Por la ladera del volcán se forman pequeños cráteres, indicios de antiguas erupciones laterales, que se han ido produciendo durante sus quinientos mil años de existencia, así como las grietas que se encuentran alrededor de la montaña, por donde a diario se puede contemplar la expulsión de gases volcánicos.

El Etna esta catalogado como un volcán explosivo y efusivo, dos de las características en las que se clasifican los volcanes.  Antes de entrar en erupción, se presentan varios temblores que pueden durar unos

Paisaje del Etna

días, dejando paso a una explosión, expulsando roca volcánica de su interior, para acabar con erupciones por donde se desprenden ríos de lava que resurgen de algunas fisuras laterales, desplazándose lentamente por la vertical de la montaña.

Desde la existencia del Etna, se han podido producir cerca de 200 erupciones, de las cuales gran parte de ellas se han originado en el s.XXI.

El Etna se ha convertido en todo un fenómeno turístico para quienes visitan la isla, donde el viajero puede alcanzar los 3000 metros, llegando casi a la boca del volcán y caminar entre grietas volcánicas.

A unos 1800 metros, se sitúan dos pequeñas estaciones de esquí, de las cuales han sido varias veces renovadas, a causa de las diversas erupciones que se han ido produciendo desde el 2001.

Para quienes prefieran quedarse a los pies del volcán, puedes conocer algunas de las numerosas cuevas volcánicas visitables, pudiendo alcanzar los 150 metros de profundidad.

Son infinitas las posibilidades que ofrece esta majestuosa montaña, desde prácticas deportivas de invierno, paseos para senderistas por la cumbre, o caminar entre tubos de lava. Pero hemos de ser conscientes que estamos frente a un volcán con potentes y frecuentes erupciones, por ello para poder disfrutar con seguridad de nuestras actividades, la mejor opción es siempre bajo la supervisión de un guía especializado, que además de la seguridad, nos dará a conocer más en profundidad este increíble fenómeno de la naturaleza.

Alrededor del Etna, se sitúan varias poblaciones de las que parte de su paisaje, tienen relación con el volcán, dadas algunas formaciones volcánicas presentes en su entorno.

Aci trezza 

Aci Trezza, es un pequeño pueblo costero de pescadores, el cual obtuvo popularidad entre los sicilianos, gracias al escritor Giovanni Verga, a raíz de la novela Malavoglia en 1881 y llevado al cine por Visconti en la Terre Trema (La tierra tiembla), un film de los años 40 que obtuvo el premio internacional del Festival del Cine de Venecia en 1948.

Vistas Islas Cíclope – Acitrezza

Situado en la costa de los Cíclopes, Aci Trezza es conocida también como un pueblecito encantador, siendo una localidad vacacional y puerto turístico. Los farallones de los Cíclopes son unos pequeños islotes frente a la costa, ocho escollos de basalto consecuencia de la erosión, dejando al descubierto una formación de lo más curiosa, formados por la actividad submarina del volcán Etna hace miles de años, convirtiéndose en el elemento más característico de la villa marinera,

Una de las mejores formas de visitar los farallones, es contratando un tour en barco, una manera diferente para contemplar de cerca su belleza. 

Aci Castello 

Aci Castello playa

A 8,7km de Catania, se encuentra Aci Castello. La historia de esta pequeña población, procede del castillo de origen normando, ubicado en la cima de una roca de basalto que resurge del mar. Fue ocupado por bizantinos, árabes y normandos durante varios periodos. También se utilizó como puesto de vigilancia, para alertar de las embarcaciones cercanas a la zona. Una de sus últimas funciones fueron la de ser una prisión, hasta que una erupción del Etna a finales del S.XVII provocó la destrucción de la fortificación.  Actualmente se encuentra un museo cívico, con reliquias arqueológicas y

Aci Castello

exposiciones de su historia.

Aci Castello es una población arraigada a la pesca, pero compatible a la vez con el cultivo de cítricos, olivos, uvas o cereales. Su costa, en época vacacional se convierte en todo un centro turístico, en el que se instalan algunas plataformas para los bañistas, donde sirven para tomar el sol y acceder al mar.

La gastronomía es otra de las delicias que nos ofrece este lugar, por donde pasear por sus callejuelas llenas de restaurante, podremos degustar la especialidad del lugar, variados platos de pescado y marisco fresco. 

 

Texto. Pedro Balagué- Fotos. Alejandra Ribas

 GUÍA DEL VIAJERO

Información Turística www.enit.itwww.italia.it 

Como llegar – Desde la aerolínea Vueling ofrece cuatro frecuencias semanales Barcelona-Catania durante los meses de abril, mayo y octubre. Cinco frecuencias semanales los meses de junio y septiembre. Siete frecuencias semanales el mes de julio y 8 frecuencias semanales el mes de agosto. www.vueling.com

 Donde dormir – El Grand Hotel Baia Verde **** – Ubicado en un acantilado de rocas de lava en una encantadora bahía natural, a 4 Km de Aci Trezza, y a 7Km de Catania. Con habitaciones amplias y wifi gratis. Tiene piscina y acceso directo y privado al mar. Dispone de spa con descuentos en sus servicios para los clientes del hotel. Cuenta con parking propio y gratuito. Delante del hotel hay parada de transporte público.www.baiaverde.it

Actividades – Una de las mejores opciones para poder visitar el Etna y sus alrededores, es el Etna Moving, empresa de actividades donde contratar las mejores experiencias con un equipo de geólogos y naturalistas altamente especializados. www.etnamoving.com

 

Compartir.

Deja un comentario

error: