Reservas naturales en la Amazonía del Perú, un destino ideal para la pospandemia

0

Foto. PROMPERU

Se acerca el momento en el que podremos volver a viajar y seguir explorando impresionantes rincones, entre los que se encuentra Perú, con casi el 60% de su territorio cubierto de Amazonía, su geografía no solo hace de este país una grandiosa despensa gastronómica para el mundo, sino que es el escenario para disfrutar de actividades al aire libre como avistamiento de aves, caminatas nocturnas, senderismo, entre otras. Te invitamos a recorrer tres áreas naturales protegidas ubicadas en regiones de la selva peruana, privilegiados lugares que resguardan parte de la biodiversidad del planeta.

RESERVA NACIONAL PACAYA SAMIRIA

Viajaremos al norte del país sudamericano, en la exuberante Amazonía de la región de Loreto, para encontrar la segunda área natural protegida más grande del Perú: la Reserva Nacional Pacaya Samiria, conocida como la selva de los espejos. Resguarda una diversidad biológica única al ser un bosque tropical húmedo, que permanece inundado gran parte del año.

Entre sus principales atractivos resalta el avistamiento de delfines rosados y grises, una experiencia inolvidable para los viajeros. Asimismo, de visita obligatoria, es la laguna El Dorado, considerada el corazón de la reserva y uno de los lugares que posee la mayor concentración de fauna, así como mágicos atardeceres.

Visitar Pacaya Samiria no solo permite conectarse con la naturaleza, sino compartir experiencias con las comunidades que viven en la zona, conocer su forma de vida y sus saberes ancestrales.

RESERVA NACIONAL TAMBOPATA

Seguimos recorriendo la selva peruana y viajamos al sur, hasta la región de Madre de Dios, para visitar una de las joyas de la Amazonía: la Reserva Nacional Tambopata, destino ideal para los amantes de la naturaleza.

Uno de sus principales atractivos es el Lago Sandoval, un espejo de agua de 127 hectáreas rodeado de palmeras, hogar de innumerables especies de aves entre ellas, los guacamayos. En sus aguas, los viajeros pueden pasear en bote, relajarse y apreciar a familias de lobos de río cazando o acicalándose sobre troncos.

PARQUE NACIONAL DEL MANU

Otra área natural que encandila se ubica entre las regiones de Cusco y Madre de Dios, cerca de Tambopata. Se trata del Parque Nacional del Manú, un lugar que desconecta a los viajeros de la bulliciosa ciudad y permite explorar los encantos de la naturaleza. Fue declarada por la UNESCO como una reserva de biósfera en 1977 y, diez años después, Patrimonio de la Humanidad por la gran diversidad de fauna y flora que alberga, más de mil especies de aves y cerca de doscientas de mamíferos.

La riqueza etnográfica también está presente; la reserva natural es hogar de diversos grupos étnicos, aproximadamente son 50 mil habitantes distribuidos en cerca de treinta comunidades. En su mayoría, prefieren mantenerse aislados y vivir de acuerdo a sus tradiciones ancestrales y estilo de vida silvestre.

Compartir.

Deja un comentario

error: