LAGUARDIA

0
Laguardia, al sur de la provincia de Álava, ocupa un lugar privilegiado dentro de la Rioja Alavesa. Su ubicación en la parte central de la comarca, dominando el valle, responde al talante guerrero de su fundador y a la misión defensiva que tuvo del reino de Navarra.Los alrededores de la villa fueron poblados desde tiempo inmemorial, así lo atestiguan los restos arqueológicos encontrados, el yacimiento de la Hoya y los numerosos dólmenes.


El núcleo de población se encuentra en un caprichoso altozano que simula el casco de un navío navegando hacia el norte. Hoy en día mantiene Laguardia el urbanismo típico de los pueblos medievales, tres calles principales, estrechas y alargadas, atraviesan la población de norte a sur. Se unen entre ellas por callejas o plazas y la población se ciñe con una muralla, cinco puertas practicadas en sus muros dan paso al casco histórico.

El edificio civil más antiguo que se conserva es la Casa de la Primicia así llamada por tener allí lugar la recaudación de los impuestos de diezmos y primicias. Se trata de un edificio, con fachada gótica de finales del siglo XIV principios del siglo XV.

Otros edificios emblemáticos de la villa son: el Antiguo Ayuntamiento, en la Plaza Mayor, que luce en su fachada el escudo imperial de Carlos V y donde aun se conservan las medidas patrón de la vara, media vara, teja y ladrillo, el Ayuntamiento actual con el escudo de la villa y un reloj de carillón que a unas horas determinadas abre sus puertas, unos muñecos, que representan a los bailarines de Laguardia, danzan a los sones de la música del pasacalles de las fiestas, y la casa natal del fabulista Félix Maria Samaniego del siglo XVII que ostenta en su fachada el escudo de la familia. Edificios renacentistas y barrocos en cuyas fachadas se pueden contemplar hermosos escudos forman el caserío de la villa. En los extremos de la población sus dos iglesias: San Juan y Santa María. Si hubiera que resaltar un edificio emblemático para Laguardia, sería sin duda este último, la iglesia de Santa María de los Reyes en cuyo interior se encuentra un pórtico realizado en piedra a finales del siglo XIV que conserva intacta la policromía del S. XVII.

Todo el pueblo se encuentra horadado por las bodegas o cuevas familiares que obligan a prohibir la circulación de vehículos. Bordea la villa un precioso paseo desde el que se contemplan vistas espectaculares de viñedos y pueblos.Los alrededores de Laguardia también invitan a un paseo. Para practicar senderismo y birding nada mejor que acercarse al Biotopo Protegido del Complejo Lagunar de Laguardia. Tres pequeños humedales que se encuentran adaptados para la visita.

La sierra de Cantabria cuenta así mismo con numerosos senderos de pequeño y gran recorrido PR y GR, acondicionados para caminar. De entre los de gran recorrido los más representativos son el GR-38: Ruta del Vino y el Pescado que desde la cercana población de Oyón llega hasta  Bermeo y Lekeitio y el Camino Ignaciano, ruta que siguió San Ignacio de Loyola en su peregrinación desde Gipuzkoa hasta tierras de Manresa.

Pasear por sus calles peatonales, descubrir sus plazas, disfrutar de su entorno, visitar sus bodegas y degustar sus vinos, saborear su exquisita gastronomía…Todo esto y mucho mas es lo que ofrece Laguardia.
¡Que no te lo cuenten, ven y disfrútalo!

Texto. Oficina de turismo de Laguardia – Fotos. Alejandra Ribas

INFORMACIÓN TURISTICA

Oficina de turismo de Laguardia  –  C/ Mayor, 52. 01003   Telf: 945-600 845    www.laguardia-alava.com  – Laguardia-Alava –

Compartir.

Deja un comentario

error: