Vejer de la Frontera, el pueblo blanco

0

Más que conocida es la ruta de los pueblos blancos que recorre el interior de la provincia de Cádiz pero, si alguno de ellos puede destacar por encima del resto, ese es Vejer de la Frontera. Situado en lo alto de una colina, nos regala una de las postales más bonitas de todo Cádiz.

Vejer es una ciudad fortificada de la que se tiene constancia desde la Edad de Bronce, sin embargo, el paso de los musulmanes por la Península, ha dejado en sus murallas, calles, arcos y fortalezas su mayor legado.

En lo más alto del pueblo, vamos a encontrar la iglesia del Divino Salvador, de estilo Gótico-Mudéjar característico del vejer de la frontera1siglo XIV y XV. Hasta ella llegamos subiendo por empinadas calles, hasta cruzar un arco y encontrarnos en una plaza que da entrada al templo y desde la que nos podemos asomar para ver el atardecer o disfrutar de una noche de verano.

Estrechas calles rodeadas de blancas paredes que, con frecuencia, conducen a lo más alto del pueblo o terminan en balcones de vértigo hacia el horizonte u otros barrios de Vejer. Tampoco nos vamos a perder algo muy característico de toda Andalucía, como son los patios interiores que, con frecuencia, se han reconvertido en áreas de recreo y de ocio que permiten pasar un rato agradable en un entorno excepcional.

Es fácil encontrar alojamientos que entre sus muros aguardan patios donde el agua, la flora y el frescor de la naturaleza son los únicos protagonistas en un lugar ideal para el descanso y la relajación que nos recuerda el paso de judíos y musulmanes por este punto de la Península. Y, para los turistas internaciones, la conexión con el aeropuerto de Jerez y Sevilla benefician la oferta turística de compañías aéreas.

vejer de la frontera2

Sin duda alguna, la mejor época del año para pasear las calles de Vejer es la primavera, con la naturaleza en plena ebullición aunque, si decides veranear en la costa gaditana, Vejer siempre será un buen plan para disfrutar por la noche en un lugar casi de cuento. A tan sólo 8 kilómetros de la costa, a pesar de su revirado acceso por carretera, es uno de los pueblos blancos más accesibles para los turistas que buscan en Cádiz sol y playa.

Compartir.

Deja un comentario

error: