Kilimanjaro, un viaje Imposible

0

La exigencia del terreno, la altitud y el gélido frio de la noche han sido los grandes retos ante los que nuestras amigas y compañeras Ruth Moll en bicicleta y Ruth Gomez en la especialidad de trail running, han tenido que enfrentarse al que dicen ha sido uno de los mayores desafíos de su vida no competitiva.

Bike Experience Tours lleva un par de años preparando todos los detalles para ofrecer en exclusiva un viaje que combine enormes dosis de aventura y deporte en un lugar mágico. Ruth Moll Ruth Gomez han viajado a África para ser las primeras en probar este reto  y su experiencia es fundamental para calibrar la dureza real y la viabilidad de este desafío.

El equipo ha sido el primero en recorrer oficialmente la nueva ruta de ascensión al Kilimanjaro reservada exclusivamente para bicicletas, comenzando al pié de la montaña en Kilema Gate. La primera parte de esta aventura para alcanzar el “techo del África” necesita de dos días de continua ascensión hasta llegar a los 3.700 metros en el refugio de Horombo.

Kilimanjaro es una de las montañas solitarias más altas del planeta lo que permite apreciar una vista difícil de recordar en ningún otro lugar del mundo: el impresionante mar de nubes sobre la sabana.
El tercer día fue de aclimatación con una marcha a pié hasta la base del pico Mawenzi a unos 4.700 metros. Normalmente este día es de baja intensidad pero Ruth & Ruth lo acometieron como un entrenamiento en altura y a fuerte ritmo. Su fuerza y dedicación las hizo ganar la admiración de todo nuestro equipo local que las apodó “Simba women” (mujeres leonas). Cuando regresaron al campamento fueron recibidas con aplausos, bailes y canciones. Ambas comentaron sentirse bien en altura y que su intensa preparación estaba dando sus frutos.

El cuarto día el equipo ascendió hasta el campamento base del Kilimanjaro, el refugio de Kibo a 4.700 metros. Este punto es el último descanso antes de atacar la cima y los efectos de la altura son considerables. A la llegada a Kibo, Ruth Gómez ya estaba experimentando un dolor de cabeza constante que persistió toda la noche.

El día 2 Julio a la 1 de la mañana se emprendía la subida a la cima. Acompañadas por tres guías de montaña y un porteador de altura, el equipo de Bike Experience Tours atacó la gran pendiente para salvar los 900 metros de desnivel hasta el borde del cráter del Kilimanjaro.

En una noche estrellada y mágica con un frío gélido, el equipo ascendió a paso muy lento al ritmo de las canciones entonadas por los guías y porteador. Es una parte complicada de la ascensión porque la pendiente es muy pronunciada y la falta de oxigeno implica mucha fatiga. Si la ascensión es demasiado lenta puede existir el  riesgo de hipotermia. Pero por suerte, se alcanzó el cráter (Gilman’s Point a 5.681 m.) con los primeros rayos de sol sobre la 6 de la mañana.

Sólo restaban 200 metros de ascensión de menor dificultad pero el viaje imposible todavía no había terminado. El plan original era pedalear y correr este ultimo tramo hasta la cima pero el terreno se presentó completamente cubierto de nieve helada con pendientes de más 500 metros de caída a ambos lados. Estas condiciones impidieron a Ruth Moll y a Ruth Gómez llegar en bicicleta y corriendo hasta la cumbre aunque pudieron hacerlo a pié.
A las ocho y media alcanzaron la cumbre del Kilimanjaro (Uhuru) a 5.895 metros con un grandísimo sacrificio personal. Ruth Gómez experimentó intensos dolores de cabeza durante toda la ascensión y Ruth Moll tuvo que apoyar continuamente a su  compañera.

En la cima llegaron las felicitaciones, lágrimas de emoción y una satisfacción sin límite. El equipo vivió estos momentos con gran intensidad porque tras muchos meses de preparación esta ascensión al Kilimanjaro había sido casi, casi un viaje imposible. 

“No es tan importante alcanzar la cima como los momentos que hemos vivido cada día con todo el equipo local…”, ha declarado Ruth Moll en repetidas ocasiones durante estos días.

Ahora “las simba de África”, dos mujeres deportistas y de gran corazón, les toca descansar y disfrutar de su éxito, mientras el resto del equipo de Bike Experience Tours utiliza sus consejos y su valiosísima experiencia para ajustar los detalles del desafío que supone viajar al Kilimanjaro para ascender en bici o corriendo.

Además de proponer viajes (casi) imposibles para grandes aventureros y deportistas, Bike Experience Tours ya ha comenzado a preparar el siguiente desafío.

Compartir.

Deja un comentario

error: