Isla Mocha: playas, bosques y leyendas de piratas

0

Historias de naufragios, piratas y tesoros que tienen lugar en playas de blancas arenas y en frondosos bosques vírgenes. Isla Mocha es un paraje de novela imperdible.

¿Cuántos piratas enterraron sus tesoros en en este maravilloso rincón de la costa chilena? ¿Quedará todavía alguno por descubrir? Solo tú puedes averiguar cuánto de cierto tienen las leyendas en torno a este inolvidable destino

Isla Mocha está situada frente a las costas de la Región del Biobío y posee aproximadamente 42 km2 y una población de 800 habitantes. Este pequeña isla sorprende a sus visitantes con su gran riqueza natural y hermosos parajes, motivos por los cuales sus principales actividades son la pesca y el turismo.

La isla cuenta con una pequeña cadena montañosa que la atraviesa de norte y sur, cubierta por bosque nativo y que en su parte más alta alcanza los 390 metros sobre el nivel del mar. Esta cadena forma parte de la Reserva Nacional Isla Mocha que en su totalidad cubre aproximadamente el 45% de la superficie de la isla y  posee una extraordinaria riqueza en especies de fauna y flora nativa.

Además de sus playas y bosques nativos, Isla Mocha destaca como un lugar de numerosos naufragios debido a sus peligrosas costas llenas de roqueríos. De hecho, fue visitada regularmente por piratas de Holanda e Inglaterra que la usaban como lugar de abastecimiento y entre los que destaca Francis Drake –quien consiguió la famosa cicatriz de su rostro en un enfrentamiento en la isla- y Oliver Van Noort. La famosa novela Moby Dick, de Herman Melville, estuvo inspirada en la isla, particularmente en su famoso cachalote “Mocha Dick”.

Algunas de las actividades que se pueden realizar en la isla son las excursiones por su frondoso bosque nativo al cual uno puede introducirse realizando trekking, ciclismo o mediante cabalgatas por los dos grandes senderos disponibles: el “Sendero Camino Nuevo” es un camino de 3.000 mts de longitud que cruza la Reserva de Este a Oeste, desde la parte más poblada de la Isla hasta el faro viejo y  el “Sendero Laguna Hermosa” que posee una longitud de 2.152 mts y es de dificultad extrema debido a sus pendientes y el fuerte ascenso en la primera parte del recorrido.

“Adentrarse en los senderos de la reserva nacional es viajar casi al pasado, ya que hoy cuesta encontrar en Chile bosques tan bien conservados, con árboles centenarios y una rica biodiversidad de otras plantas y animales, incluso con varias especies exclusivas de la isla. La Isla Mocha es un patrimonio natural que debe ser protegido”, nos cuenta Charif Tala, Encargado Sección Gestión de Especies, Ministerio del Medio Ambiente.

La pureza de los ecosistemas de la isla se debe a que ésta permaneció desocupada por más de un siglo. Antes de la ocupación española en el siglo XV, Isla Mocha ya estaba habitada por una tribu de origen Mapuche llamada Lafkenches. En el año  1895 fueron expulsados por prestar asistencia a los piratas y negarse a ser conquistados por la Corona Española y debieron trasladarse al continente dejando la Isla Mocha inhabitada. Así permaneció por más de 160 años hasta que recién en 1833 comenzó poco a poco a ser repoblada. Como agrega Tala, “la exuberancia de Isla Mocha encanta a cualquier visitante al poco tiempo de recorrerla, su gente y sus paisajes sobrecogen, no sólo por su belleza sino también por la interesante historia de su ocupación, poblamiento y despoblamiento”.

Acceder a la isla requiere de planificación anticipada puesto que no existe un servicio de traslado de pasajeros regular entre el continente y la isla y el turista debe gestionar personalmente su traslado vía aérea. Aviones para cuatro pasajeros salen de la localidad de Tirúa (distante a 34 km de la Isla Mocha y 15 minutos de vuelo) y según requerimientos se puede salir también desde las ciudades de Temuco o Concepción.

Una vez resuelto el trasporte, buscar alojamiento en la isla es tarea más sencilla puesto que existen hosterías y además es muy común que familias dispongan de habitaciones para hospedar turistas.

No te pierdas esta espectacular aventura. Ven a conocer tú mismo una de las islas más vírgenes del mundo y, quien sabe, quizás incluso encuentres alguno de los tesoros que dejaron los piratas cientos de años atrás.

Compartir.

Deja un comentario

error: