Inglaterra color otoño

0

Foto. NTPL, Andrew Butler

El National Trust (ONG para la conservación de lugares de interés histórico y natural) ha convocado la Great British Walk para celebrar el despliegue de colores otoñales.

Más allá de Anglesey Abbey, Cambridgeshire (Fácil / 7.4Km)
Con sus extensas avenidas y sus estatuas clásicas, los famosos jardines de Anglesey Abbey gozan de un variado follaje de matices rojos y dorados. Las hojas amarillas del arce campestre forman un pórtico sobre el césped de la mansión. Las bayas que crecen a lo largo del prado de los peregrinos aportan aún más color. Recorre los serpenteantes canales de los pantanos y no te olvides buscar los tesoros que esconden la mansión y el molino de Lodge, aun en funcionamiento.

El sendero de los arboles ancianos, Calke Abbey, Derbyshire (Fácil / 1.5Km)
Los vibrantes colores de la estación otoñal llegan a Calke Park, hogar de algunos de los árboles más ancianos de Europa. Los añosos árboles de la finca, entre ellos el Viejo de Calke, al que se le calculan más de 1.000 años de edad, exhiben todos los colores de la estación, particularmente en la hermosa avenida de los tilos. Párate a escuchar las historias que atribuyen los locales a estos árboles mágicos. El parque es además Reserva Natural Nacional por la que vagan los ciervos y los gamos ofreciendo imágenes y sonidos inolvidables durante el celo del otoño.

Los caminos del agua, Fountains Abbey y Studley Royal, North Yorkshire (Fácil / 4Km)
Las sobrecogedoras ruinas del monasterio del siglo XII, el bello diseño paisajístico del jardín de agua de estilo georgiano, y los tonos otoñales en las más de 300 hectáreas de campo se conjuran para validar el merecido nombramiento como Patrimonio de la Humanidad. Gracias a los trabajos de conservación, se han sacado a la luz rincones sorprendentes en cada curva del camino. Desde el observatorio de aves se pueden descubrir herrerillos, reyezuelos y pájaros carpinteros y en el Parque de los Ciervos, el ciervo sica, el venado y el gamo.

Del laberinto al mar, Jardines de Glendurgan, Cornwall (Fácil / 1.6Km)
Gracias a la suavidad del clima y a los valles resguardados, las especies originarias del hemisferio Sur se llenan de flores, mientras que las selváticas hojas de los enormes ruibarbos y bananos alcanzan su máximo tamaño en el jardín de Glendurgan. Aventúrate en el laberinto de laureles y comprueba si eres el primero en llegar al centro o date una vuelta en el tiovivo de cuerdas de Giant’s Stride. No hay muchos jardines con una playa al final, y para llegar a ella pasarás por ondulantes colinas costeras con sus hileras de viejos robles y pinos.

Sizergh, Cumbria (Fácil / 4Km)
Una familia, una propiedad, y más de 700 años de historia. En el huerto puedes ver recolectar manzanas, membrillos y ciruelas. Los árboles ornamentales y los bellos parterres de herbáceas brindan la oportunidad de asistir a un verdadero despliegue de colores y aromas. Si decides adentrarte en el bosque, el recorrido te aparta de la senda acostumbrada, permitiéndote entrar en contacto con árboles añosos, setas de aspecto exótico y una hermosa vegetación de herbáceas. Entre la arboleda convivirás con las águilas ratoneras, los corzos y los zorros que habitan en Chapel Wood.

Stourhead, Wiltshire (Moderado / 9Km)
Toma el sendero histórico y circular que conduce a la Torre del Rey Alfredo. Visita Stourhead House, uno de los jardines más hermosos del mundo, con un impresionante lago en el centro, templetes y construcciones caprichosas. Hacia finales de agosto el arce americano empieza a volverse rojo escarlata, anunciando el inicio del otoño. Los tulíperos se visten de un tono marfil, mientras que el roble y el haya completan la estación con sus luminosos naranjas. No olvides buscar el roble más grande de Gran Bretaña, que se levanta a la asombrosa altura de 40,4 metros.

Arboretum de Winkworth, Surrey (Moderado / 4Km)
Winkworth alcanza su momento más glorioso en otoño a medida que el campo que lo rodea adquiere sus delicados tintes bermejos, cobrizos y dorados. Haz un alto en el camino en uno de los puntos de observación o siéntate en un bote y admira el caleidoscopio de colores en el lago. El sendero que va de Winkworth a Oakhurst, recorre el bosque que conecta con Hydon’s Ball. Luego sigue hasta el encantador pueblo de Hambledon, donde encontrarás Oakhurst Cottage, una casa de bandoleros que ha permanecido inalterada los últimos cien años.

Compartir.

Deja un comentario

error: