Bayona, una ciudad por descubrir

0

Autobuses eléctricos, calles limpias, bicicletas gratis para el visitante, un patrimonio artístico y arquitectónico, y mucho más, es lo que ofrece Bayona, una ciudad a la que no le falta carácter. Al igual que a este País Vasco del que es la capital económica. Un país donde las casas rojas y blancas se aferran a las verdes colinas y donde el mar es siempre una invitación al viaje. Tierra de contrastes, tierra oceánica, el país vasco sigue siendo hoy en día «ese rincón de Francia donde florece la felicidad, donde se conocen de antemano las alegrías del paraíso» como imaginaba el príncipe de luz, Luis Mariano, que mantuvo bien alto su pabellón. Él, que hizo a Bayona su más hermosa contribución, regalándole una canción: Bayonne mon amour. «Bayona les llama, ¡respondan presentes!»

Una ciudad comercial activa durante todo el año

Bayona cultiva con entusiasmo una tradición comercial. Calles muy transitadas, limpias y floridas, atractivas tiendas – grandes marcas nacionales y pequeñas boutiques características – un casco histórico peatonal preservado… Y es verdad que resulta muy agradable hacer sus compras allí, con una oferta tan rica y diversa. Basta con detenerse delante de los escaparates para caer en la tentación de una hermosa pieza de tejido vasco, del precioso encanto de un objeto de antaño, en tiendas de antigüedades y brocante en los alrededores de la catedral, o de la llamada de algunos productos regionales gastronómicos en el Mercado reconstruido con estilo Baltard.

La elección de un modo circulación no agresiva

Desde hace varios años, Bayona se esfuerza por reducir el tráfico de automóviles en el centro de la ciudad. Fácilmente reconocibles por su color naranja, los autobuses eléctricos recorren toda la ciudad. Son gratuitos y funcionan diariamente de 7:30 a 19:30, excepto los domingos y festivos. Los lugares más concurridos del centro y los lugares de mayor interés tienen servicio cada seis minutos: museos, iglesia de Saint André, catedral, o Château Vieux están, por supuesto, en su recorrido.

Bicicletas gratis para sus visitas

Al igual que París y sus «Velib» Bayonne también tiene un servicio de alquiler de bicicletas. Están disponibles en cinco aparcamientos cubiertos, en la Casa de las Asociaciones y en la Oficina de Turismo. Las bicicletas se prestan de forma gratuita durante un máximo de un día. Basta con rellenar un contrato en uno de los siete puntos de acogida, presentar un carné de identidad y depositar un cheque de fianza. Atención, la bici debe ser devuelta al punto en que se tomó prestada, antes de la hora de cierre. Por otro lado, el alquiler no está permitido a niños menores de 15 años. Se pueden recorrer más de 40 km de carriles bici actualmente en Bayona: una forma sencilla y ventajosa de descubrir la ciudad, con total libertad.

Compartir.

Deja un comentario

error: